TES E INFUSIONES

 

 

 “Desde sus orígenes, el Té ha sido una invitación a fortalecer las relaciones y rituales de cada sociedad, y se ha convertido en la excusa perfecta para que la gente se reúna a conversar”  Francis Amalfi.

La hora del té es el momento para olvidarse de las preocupaciones, dejar atrás el estrés y despertar los sentidos.

Te Blanco: Este té se produce en cantidades pequeñas. Al inicio de la primavera, las yemas nuevas se recolectan antes de abrirse, se dejan marchitar y se desecan. De las yemas plateadas se obtiene una infusión pálida; de ahí proviene el nombre de té blanco.

 

Té verde: Es el té sin fermentar. El método de elaboración tradicional proviene de China y consiste en extender una capa fina de hojas frescas verdes sobre bandejas de bambú; se dejan expuestas a la luz solar, o al aire tibio, de una a dos horas. Posteriormente se colocan las hojas, en recipientes de hierro calientes y se remueven rápidamente con las manos para que se humedezcan, se ablanden y se evapore la humedad natural. Pasados 4 o 5 minutos, se forman bolas con las hojas, sobre mesas de bambú que se colocan nuevamente en recipientes caliente, moviéndolas con rapidez, antes de enrollarlas una segunda vez o dejarlas secar. Al cabo de una o dos horas, las hojas presentan su aspecto definitivo color verde apagado.

 

Té azul Oolong: El té oolong es un té semifermentado (China y Taiwan) donde se elaboran inmediatamente después de la recolección. Tras marchitar las hojas a la luz del sol, se agitan en cestas de bambú, para romper un poco los bordes de las hojas. Posteriormente se secan extendiéndolas hasta conseguir que la superficie de la hoja se ponga amarillenta. Al cabo de 2 horas, el contacto de la hoja con el oxígeno consigue que los bordes se vuelven rojizos.

 

Té negro: La elaboración del té negro incluye cuatro pasos fundamentales: marchitamiento, enrollado, fermentación y secado. Recolectadas las hojas se extienden y se dejan marchitar, hasta conseguir que sean flexibles para enrollarlas sin romperlas. Posteriormente se enrolla la hoja para que libere las sustancias químicas que determinarán el color y el aroma final.Después se extiende la hoja en un ambiente húmedo y fresco, durante 3 o 4 horas. El contacto con el oxígeno será lo que le de ese tono cobrizo a las hojas. Finalmente, se dejan secar deteniendo así el proceso de fermentación natural.

Té rojo o Pu Erh: Este té rojo proviene de Yunan (China) famosa por sus buenos tés. En realidad se trata de unavariedad de té verde, sometido a un proceso de fermentación especial, adquiriendo así un aspecto y sabor terroso.

 

Té Rooibos: El llamado té “Rooibos” aspalathus linearis (o “arbusto rojo”) solamente se cultiva en el sur de África , considerándolo los sudafricanos su bebida nacional. Esta bebida, tiene ciertas similitudes con el té, pero lo que lo caracteriza es que no contiene cafeína.  Sus hojas son muy pequeñas, aciculares, pardo-rojizas, y su aromático perfume y sabor son agradables y muy suaves. Rooibos se ofrece tanto puro como en muchas variantes aromatizadas, que podrás encontrar en La Semillería de Ana.

Mezcla y aromas: Una combinación de tés verdes, blancos, rojos y negros y/o frutas que hemos enriquecido con especias y aromas para degustar unas exquisitas infusiones.

También encontrarás originales ideas para regalar.